Mi Universar

jueves, 7 de enero de 2016

Cebando mate y poesía


Me tomo el sol de la tarde
enhebrando algunas rimas
plácidamente sentado
cebando mate y poesía.

Para paliar el calor
me envuelve una suave brisa
es el último estertor
de un verano que agoniza.

Muy pronto vendrá el otoño
con hojas sepias y gualdas
sucederán sin remedio
a los verdes esmeraldas.

Me muevo siguiendo al sol
que cae tras los edificios
nos deja un manto de sombras
tras su encomiable servicio.

Crepusculares instantes
se avecinan por la tarde
pronto llegará la noche
en silencio y sin alarde.

Ruben Edgardo Sánchez, 12 de marzo de 2014