Mi Universar

miércoles, 13 de enero de 2016

Amanece y ya es mucho


La noche no es infinita tiene un comienzo y un fin
el resto es un nuevo día que nos permite vivir.

Cada veinticuatro horas se renueva la esperanza
y es otra oportunidad que con cada día avanza.

Un presente que nos llega como regalo del cielo
como la lluvia al caer alimentando los suelos.

La magia de cada día y de cada amanecer
cuando despunta el alba para entonces florecer.

No es una trivialidad es algo maravilloso
que podemos disfrutar sin que resulte oneroso.

Somos los beneficiarios del tesoro más preciado
amanece y ya es mucho la vida está a nuestro lado.

Ruben Edgardo Sánchez, 13 de enero de 2016