Mi Universar

viernes, 27 de noviembre de 2015

Entre miles de lamentos


Tras treinta horas de lluvia
despejó por fin el cielo
irregular mes de enero
que generó tanto daño.

Hoy es mejor olvidarlo
para no seguir sufriendo
es bueno seguir teniendo
la mirada en el futuro.

Porque es insano y muy duro
seguir pensando en ayeres
sin mirar atardeceres
que nos llenan de placer.

Cambiar el modo de ver
es señal inteligente
que nos hace diferentes
al que vive lamentando.

Frecuentemente llorando
por momentos padecidos
aunque ya se hayan ido
a molestar a otro lado.

Continúan enredados
entre miles de lamentos
sin disfrutar el momento
de saber que estamos vivos.

Ruben Edgardo Sánchez, 25 de enero de 2014