Mi Universar

viernes, 9 de octubre de 2015

Entrañablemente triste


De repente todo es gris
frío triste y extrañado
el espíritu es vaciado
derrumbada la cerviz.

Como un órgano o víscera
extirpado de improviso
se va parte de uno mismo
y hace nuestra vida mísera.

Ningún abrazo sentido
ni palabra que conforte
uno extravía su norte
y termina abatido.

No hay consuelo ni cobijo
huelga toda explicación
nada más desgarrador
que la pérdida de un hijo.

Ruben Edgardo Sánchez, 9 de octubre de 2015