Mi Universar

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Doce y doce


Los árboles están listos
para esparcir sus simientes
es tiempo de primavera
y la vida da el presente.

El viento aporta lo suyo
distribuyendo semillas
por toda la superficie
de una manera sencilla.

El sol va tomando altura
con el correr de los días
cada vez más luminoso
con su aporte de energía.

Amanece más temprano
y la noche se demora
en pocos días tendrán
igual cantidad de horas.

A ninguno de los dos
le cabrá ningún reproche
doce horas tendrá el día
y doce horas la noche.

Ruben Edgardo Sánchez, 16 de septiembre de 2015