Mi Universar

jueves, 13 de agosto de 2015

Entre penas y olvidos


Cada tanto van en busca de los votos que precisan
y muestran ante la gente la que es su mejor sonrisa.

Después se olvidan de todo ignoran quién los votó
les basta con un papel que otra vez los entronó.

Olvidan que su deber es cumplir con la función
que el pueblo con su voto un día les delegó.

Deben brindar un servicio que es gobernar con amor
ocupándose del prójimo que por algo los votó.

En cambio de eso prefieren evaluar los beneficios
que otorga la función pública a cambio de sus “servicios”.

Mientras tanto los humildes padecen sendos castigos
son librados a su suerte entre penas y olvidos.

Ruben Edgardo Sánchez, 13 de agosto de 2015