Mi Universar

miércoles, 22 de julio de 2015

Aquello que nos iguala


I

Todos juntos somos más que un puñado de milicos
dispuestos a reprimir y hacer los sueños añicos.

Son los llamados guardianes del orden establecido
por lo general injusto y al servicio de los ricos.

El resto vive luchando por justicia y libertad
negadas por poderosos desde tiempo inmemorial.

Propietarios de este mundo cegados por el poder
insaciables vanidosos orientados al placer.

Sin visos de humanidad con indolencia palmaria
su único capital está en sus cuentas bancarias.

Fuerzas de seguridad protegen todos sus bienes
ante cualquier amenaza el Estado los sostiene.

II

Los demás quedan librados a su suerte cada día
procurando resguardar al menos su propia vida.

Al fin y al cabo es lo único que no se puede comprar
desde el más pobre al más rico no existe nadie inmortal.

Todos llevamos grabada la fecha de vencimiento
pues a todos por igual nos llega el letal momento.

Tal vez en algún lugar se bifurque el camino
y no veamos las huellas de nuestros ricos vecinos.

Querrán saber dónde venden boletos al paraíso
pero no podrán comprar porque es un bien indiviso.

Más allá de diferencias que nos honran o deshonran
aquello que nos iguala no se vende ni se compra.

Ruben Edgardo Sánchez, 22 de julio de 2015