Mi Universar

martes, 2 de junio de 2015

Luna de lana


Un gato muy pequeñito
en la cresta de un tejado
contempla a la luna llena
sorprendido y deslumbrado.

No es una luna cualquiera
sino un ovillo de lana
suspendido desde el cielo
en una noche estrellada.

La noche estaba muy fría
más que fría congelada
por eso es que salió
la luna tan abrigada.

Así pasará la noche
hasta llegar la mañana
envuelta por todos lados
la bella luna de lana.

Ruben Edgardo Sánchez, 2 de junio de 2015