Mi Universar

martes, 16 de junio de 2015

Despedida (Dedicado a mis alumn@s)


Me piden que no me vaya
que me quieren un montón
pero la suerte está echada
ya tomé la decisión.

Fui a presentar mi renuncia
cuando cumplí los sesenta
después de casi treinta años
ejerciendo la docencia.

Sé que puede parecer
que lo tomo fríamente
pero me conmueve verlos
llorar para que me quede.

Si me quieren me tendrán
presente toda la vida
porque ¿saben una cosa?
la memoria es selectiva.

Es como un gran almacén
con espacio limitado
conserva lo que le gusta
desecha lo que hace daño.

Yo los voy a recordar
como a todos mis alumnos
ustedes que están ahora
y los que tuve hace mucho.

Las despedidas son tristes
esto todos lo sabemos
pero nos queda el recuerdo
que por siempre lo tendremos.