Mi Universar

domingo, 3 de mayo de 2015

La última golondrina


La última golondrina ya se ha ido
la vi revoloteando el otro día
entonces comprendí por su aleteo
que llegaba su triste despedida.

No hay remedio -me dijo- ya es la hora
de comenzar la pronta retirada
es que a partir de ahora cualquier día
nos puede sorprender alguna helada.

Creo que tras la lluvia en la mañana
dejó su nido y emprendió su vuelo
partió confiada con destino cierto
a otro hemisferio y otro paralelo.

Andará migrando por viejos caminos
por la misma ruta de hace muchos cielos
y yo aquí asomado tan solo esperando
que en la primavera retome su vuelo.

Y después de meses de crudos inviernos
regrese feliz a nuestra morada
que le dio cobijo y un lugar seguro
un refugio cierto sin pedirle nada.

Tan solo su trino su revoloteo
sus raudas picadas sus suaves planeos
sé que no le gusta decirnos adiós
por eso partió antes de que asome Febo.

Ruben Edgardo Sánchez, 22 de marzo de 1995​