Mi Universar

viernes, 24 de abril de 2015

Cuatro veces cada año


Tarde de sol apacible
tomando el té en la terraza
el otoño nos regala
hojas marrones y gualdas.

Se despide lentamente
la calidez del estío
la actividad en las calles
va tomando nuevos bríos.

Pronto llegará el invierno
con su inhóspito mensaje
que su estancia sea breve
y prosiga con su viaje.

De nuevo la primavera
devolverá la esperanza
y el renacer de la vida
con su canto y con su danza.

Es muy marcado el contraste
de nuestras cuatro estaciones
nuestra latitud austral
es una de sus razones.

Territorio dilatado
que cambia sus escenarios
conforme al paso del tiempo
cuatro veces cada año.

Ruben Edgardo Sánchez, 24 de abril de 2015