Mi Universar

jueves, 19 de marzo de 2015

Nuestra existencia


Lo que hoy late y respira
antes de ser no existía
ni siquiera el aliento
disipado noche y día.

Una ilusión un proyecto
acaso al fin consumado
sin más consideraciones
serán huellas del pasado.

Ni infierno ni paraíso
serán sitio ni morada
sin caja de resonancia
después de la vida… nada.

Una estancia tan fugaz
como el paso de una estrella
montados como jinetes
sobre la grupa de ella.

Es un regalo y no es poco
transcurrir nuestra existencia
aprender a conocer
el matiz de nuestra esencia.

Ser cada día más sabios
y también agradecidos
por el hecho primordial
que implica haber existido.

Ruben Edgardo Sánchez, 19 de marzo de 2015