Mi Universar

domingo, 22 de marzo de 2015

Amor de madre I


Una mujer santiagueña
con profunda depresión
luego de pensarlo mucho
concretó su decisión.

Debía quitarse la vida
arrojándose a las aguas
para paliar el dolor
que destruía su alma.

Así lo hizo entonces
en las aguas del Río Dulce
intentaron rescatarla
pero el esfuerzo fue inútil.

Cambió su vida un hecho
decididamente cruel:
días atrás había muerto
su único hijo Emanuel.

Este hecho tan luctuoso
no pudo ser superado
María había perdido
a su hijo bien amado.

La mujer había escrito
una carta que estremece:
Hijo llévame contigo
ya es hora no te parece…

Ruben Edgardo Sánchez, 22 de marzo de 2015