Mi Universar

lunes, 2 de febrero de 2015

Soñar no cuesta nada


Por qué no soñar que un día
no muy lejano tal vez
viviremos en un mundo
donde todo esté al revés:

Donde los sanos y enfermos
los videntes y los ciegos
capitanes marineros
los humildes y banqueros...

Donde peones y hacendados
dichosos y desdichados
los patrones y empleados
gentiles y desalmados...

Donde enfermos y doctores
los avaros los ladrones
los honestos e impostores
los mendigos los señores...

Donde peones y arquitectos
marineros y prefectos
los presos los carceleros
inútiles y perfectos...

Donde divas y harapientas
las damas y las sirvientas
las doctoras y enfermeras
las monjas las hechiceras...

No se miren con envidia
con desprecio y con recelo
sino con gran simpatía
construyendo un mundo nuevo.

Ruben Edgardo Sánchez, 10 de noviembre de 1970

(Editado el 15 de diciembre de 2013)