Mi Universar

miércoles, 18 de febrero de 2015

Cola corta


Vivían lejos muy lejos treinta lobos en un bosque
corrían juntos cazaban comadrejas a los trotes.

Un día se dieron cuenta que comida no quedaba
y así todos emprendieron una larga caminata.

Algunos fueron quedando en el camino cansados
un lobo de cola corta pronto quedó rezagado.

El gran jefe de los lobos les permitió descansar
y al rato casi todos volvieron a caminar.

El lobito había perdido el olor de la manada
y al retomar el camino ya no se veía nada.

Al llegar a una aldea tenía el pobre tanto frío
que su hocico y sus patas se habían endurecido.

El lobo rascó la puerta de una casa la primera
y luego hizo lo mismo con la segunda y tercera.

Al salir del caserío dentro de un bosque halló
una choza de madera y rendido allí cayó.

Un viejo que allí vivía sorprendido lo encontró
dormido junto a su puerta y adentro se lo llevó.

A partir de ese momento ambos fueron muy amigos
el viejito de la choza y el lobito perdido.

(Basado en el cuento "Cola corta" de autor anónimo)

Ruben Edgardo Sánchez, 11 de mayo de 2013