Mi Universar

domingo, 18 de enero de 2015

Verano


El verano sabe a aves en jolgorio
bandadas piando moscas y abejorros.

A árboles frondosos frescos coloridos
prodigando frutos cubiertos de nidos.

A playas sembradas de niños jugando
mar y arenas blancas sueños navegando.

A mujeres bellas de andar insinuante
sensuales coquetas felinas radiantes.

A soles ardientes reinando en lo alto
fulminantes plenos dorados y gualdos.

A cálidas lunas perezosas tiernas
platinando noches bordadas de estrellas.

A amor exultante presuroso atento
jovial generoso contingente incierto.

A descansos breves desvelados tenues
dilatadas horas insomnes perennes.

El verano sabe que vendrá el otoño
y luego el invierno cuando duerme todo.

Que otra primavera abrirá sus puertas
y el ardiente estío se dará otra vuelta.

Ruben Edgardo Sánchez, 7 de mayo de 1993