Mi Universar

martes, 6 de enero de 2015

No somos centro del mundo


Pueriles desavenencias condicionan nuestras vidas
trocando vivos matices en gamas descoloridas.

Sin ningún viso de encuentro no hay acuerdo que prospere
opuestos puntos de vista disímiles caracteres.

Intolerantes posturas inconciliables costumbres
sin dar un paso al costado no hay ninguna luz que alumbre.

Intransigentes ideas desvanecen los acuerdos
y nos dejan como saldo desagradables recuerdos.

Situarnos del otro lado cual si fuéramos el otro
invierte el punto de vista y aporta para el nosotros.

No somos centro del mundo ni dueños de la razón
las ideas son más sabias si hablan con el corazón.

Ruben Edgardo Sánchez, 6 de enero de 2014