Mi Universar

martes, 2 de diciembre de 2014

Sol cautivo


En un frasco de cristal el sol del amanecer
resulta una presa fácil por un instante tal vez.

Quédate sol cuanto quieras no temas puedes volver
a surcar el firmamento como acostumbras a hacer.

Mientras tanto yo disfruto de tu amable calidez
y te ofrezco hospedaje al menos por una vez.

Luego te irás sin rencores presuroso a recorrer
cielos y mares diversos que iluminas por doquier.

Si disfrutaste la estancia mañana podrás volver
me regalarás la magia de atraparte otra vez.

Ruben Edgardo Sánchez, 2 de diciembre de 2014