Mi Universar

martes, 16 de diciembre de 2014

Nuestra única riqueza (Soneto 11)


Un sórdido dolor en la cintura
me obliga a limitar el movimiento
resulta ser un cruel padecimiento
calvario pertinaz que me tortura.

Un punto de inflexión en mi rutina
ahora por demás condicionada
si no es la sanidad bien valorada
acaba casi siempre en la letrina.

Pues nada vale más que la salud
el éxito el dinero la belleza
no tienen calidad de una virtud.

Un cuerpo con el alma y su nobleza
es todo lo que carga un ataúd
al cabo nuestra única riqueza.

Ruben Edgardo Sánchez, 23 de abril de 2014