Mi Universar

miércoles, 10 de diciembre de 2014

La justicia no es ciega


Nos cuesta mucho afirmar que aquí reina la justicia
si pagan los inocentes las culpas que otros evitan.

Si la balanza se inclina siempre para el mismo lado
no puede haber equidad para el que es ajusticiado.

Sólo a quien tiene dinero le cabe la esperanza
de quedar libre de cargos contra pago de fianza.

Mala costumbre heredada de las clases poderosas
siempre evitaban la cárcel pagando sumas jugosas.

Las fortunas malhabidas libraron de culpa y cargo
a quienes han delinquido a lo largo de los años.

Quien es pobre y sin poder aunque se sepa inocente
suele pudrirse en la cárcel como cualquier delincuente.

La justicia no es tan ciega como debería ser
mira con muy buenos ojos a quien detenta el poder.

Y a los pobres desgraciados sumidos en la pobreza
sin ninguna compasión los condena con dureza.

Ruben Edgardo Sánchez, 10 de diciembre de 2014