Mi Universar

lunes, 17 de noviembre de 2014

Sin la venda en los ojos


Las leyes fueron creadas por los dueños del poder
para culpar a los pobres y a los ricos proteger.

El que maneja algún hilo político o monetario
termina muy rara vez en ámbitos carcelarios.

Al inocente lo acusan de haber hurtado monedas
a otros por robar millones ni siquiera los condenan.

Con los bolsillos vacíos no puede un acusado
conservar su libertad ni aún con un buen letrado.

Si la balanza se inclina para el mismo lado siempre
terminan pagando culpas sin piedad los inocentes.

Políticos gremialistas magistrados indecentes
y lejos de todos ellos padece la pobre gente.

La magia de los billetes logra comprar voluntades
sólo existe la justicia con jueces que sean leales.

Sin la venda en los ojos la justicia es parcial
las culpas las pagan siempre quienes no deben pagar.

Ruben Edgardo Sánchez, 17 de noviembre de 2014