Mi Universar

domingo, 14 de septiembre de 2014

Además de hijo siempre fui tu amigo


Te lo digo ahora que aún estamos vivos
fuiste madre antes de haberme parido
me llevaste a cuestas dentro de tu cuerpo
hasta que un buen día resulté nacido.

Los latidos suaves de tu corazón
eran melodía en mis dos oídos
lento navegaba el mar de tu vientre
entre la tibieza de tu cuerpo henchido.

Ya no soy un niño ha pasado el tiempo
pero estamos juntos y fuimos testigos
de todos los sueños y realizaciones
y de los tropiezos que hemos padecido.

Tan joven y sola criando a tus hijos
supliste con creces la ausencia de padre
aquel que un mal día con total despecho
por deudas de juego nos dejó en la calle.

Hoy ya somos grandes somos madre e hijo
aún en desacuerdos fuimos siempre unidos
el tiempo restaña profundas heridas
y no están los ojos tan humedecidos.

Los años transcurren se nos va la vida
los días pasados son días vividos
con la frente en alto sin remordimientos
no hay tiempo ganado ni tiempo perdido.

Aunque no haga falta madre te aseguro
que te quiero mucho y también te admiro
siempre fui testigo de tu honrosa vida
y además de hijo siempre fui tu amigo.

Ruben Edgardo Sánchez, 22 de febrero de 2014