Mi Universar

sábado, 16 de agosto de 2014

Todo el tiempo para mí


Hace casi un año contaba los días
que me separaban de la buena vida
me faltaba poco para disfrutar
como de pequeño de mi libertad.

Pasó mucho tiempo desde que era niño
cuando cada día estaba a mi servicio
sin obligaciones sin prisa ni pausa
pasaba las horas sirviendo a mi causa.

Sólo se trataba de explorar mi espacio
el tiempo era extenso andaba despacio
entonces tenía objetivos simples
muy poquitas cosas y ante todo libre.

Hoy respiro el aire muy pausadamente
mis días son largos y bien diferentes
ya no me obsesionan relojes ni alarmas
olvidé la prisa lo hago todo en calma.

Hoy los almanaques y los calendarios
ya no me persiguen no son prioritarios
manejo mi tiempo a mi discreción
ya no hay sobresaltos ni saturación.

Elijo el momento también el lugar
lo que a mí me place lo hago sin dudar
ahora mi vida tiene otro sabor
vivir es ahora una bendición.

Ruben Edgardo Sánchez, 16 de agosto de 2014