Mi Universar

jueves, 21 de agosto de 2014

No es delito ser distinto


Ustedes que me rodean piensan que soy diferente
que no soy como la gente que está feliz y contenta.

No entiendo por qué sonríen si estoy triste y me lamento
y sufro el padecimiento viendo que de mí se ríen.

Será que les place verme triste y apesadumbrado
al ver que me han señalado porque me ven diferente.

Por qué no intentan ponerse por un rato en mi lugar
entonces advertirán que es fácil entristecerse.

Diariamente padecemos acoso y marginación
para dar satisfacción a quienes nos aborrecen.

Para entendernos les basta ponerse en nuestro lugar
y entonces luego juzgar si es justo lo que nos pasa.

Ruben Edgardo Sánchez, 21 de agosto de 2014