Mi Universar

domingo, 22 de junio de 2014

Lo que me llevo de aquí


No me llevo la sal como recuerdo
ni la espuma de iodo ni una almeja
tampoco un agua viva ni la luna
ni un granito de arena ni una piedra.

Me llevo puesto en cambio algún suspiro
robado en un instante de sosiego
un hálito de alivio a mis pesares:
el bálsamo estival del mes de enero.

Volveré en once meses a encontrarme
con un vago recuerdo en mi memoria
no es mucho lo que pido no ambiciono
más de lo que disfruto en estas horas.

Sentir el tiempo laxo a cada instante
el espacio acotado a mi medida
recorrer nuevamente estos caminos
retomar este punto de partida.

Ruben Edgardo Sánchez, 30 de enero de 2005