Mi Universar

sábado, 31 de mayo de 2014

Un ángel llegó a mi vida


Una mañana de octubre
tibio sol de primavera
un ángel llegó a mi vida
fui padre por vez primera.

Cara redonda y morena
pelo azabache mojado
las manitas regordetas
la dicha está de mi lado.

De los pies a la cabeza
la tuve sobre mi falda
a su carita perfecta
no dejaba de mirarla.

Hoy es la luz de mi vida
un faro en el horizonte
estará siempre a mi lado
no importa cuándo ni dónde.

lunes, 26 de mayo de 2014

En tus entrañas


La tuviste en tus entrañas la nutriste con tu sangre
le entregaste el corazón y por eso eres su madre.

Un día tan sólo fue una semilla en tu vientre
apenas imperceptible una vida incipiente.

Pasaron algunos meses y el cambio era evidente
algo nacía por dentro entre tus pies y tu frente.

Era un sueño una quimera que acunaste día a día
engendrar algún retoño y formar una familia.

El tiempo era propicio y también las circunstancias
te propusiste ser madre y abonaste la esperanza.

La tierra aún era fértil y voluntad no faltaba
buscaste un descendiente que alumbrara tu morada.

Llegaste al noveno mes sin poder disimular
aunque hicieras mil intentos que a luz ibas a dar.

La niña nació robusta tu panza hubo que abrir
sus tres kilos ochocientos al fin pudiste parir.

Eres toda una madraza que a todo dice que sí
das la vida por tu hija porque lo quieres así.

Vives pendiente de ella que si sale a dónde va
quiénes son sus amistades y a qué hora volverá.

Tal vez no seas perfecta siempre algo ha de faltar
pero allá en el horizonte tu hija siempre estará.

Algún día en el futuro dos veces madre serás
tu hija te dará algún nieto que también consentirás.

Ruben Edgardo Sánchez, 20 de octubre de 2013

Modestas impresiones


Voy por la vida aprendiendo a transitar mi existencia
es que la vida no es más que un manojo de vivencias.

No es más ni menos tampoco que modestas impresiones
de que estamos invitados a un montón de sensaciones.

El color de la esperanza el de la pasión y el fuego
el de la fresca mañana el de julio y el de enero.

El sabor de la amistad la acritud del desaliento
la dulzura de esos besos que me quitan el aliento.

El tronar de una tormenta el canto de un pajarillo
el son de una melodía y los golpes de un martillo.

La suavidad de la piel de un bebé recién nacido
la rugosidad de un grito la aspereza de un gemido.

El aroma de un hogar la fragancia de tu risa
el perfume de una rosa y el hedor de la injusticia.

Voy por la vida aprendiendo a transitar mi existencia
es que la vida no es más que un manojo de vivencias.

Desde un mar de amor y vientre


(15 años... 15 estrofas) 

1

Desde un mar de amor y vientre
hubo un día que una niña
llegó a bordo de una ola
y nos dijo "Soy su hija".

2

Alumbramos una beba
de tres kilos ochocientos
fue una mañana de octubre
fundida en nuestros recuerdos.


Llegó dulce y rozagante
sus cabellos renegridos
un pucherito en sus labios
con cachetes bien nutridos.

4

Sus manitas impecables
la perfección en sus dedos
las uñitas bien parejas
como esculpidas por genios.

5

El que brillaba en el cielo
era un sol de primavera
"Su hija nació crecida"
anunciaba una enfermera.


Dormía plácidamente
en los muslos de mis piernas
yo la miraba extasiado
bella candorosa y tierna. 


El milagro de la vida
una vez más fue noticia
a veces parimos lágrimas
otras veces son sonrisas.

8

Ayelén quiere decir
la sonrisa la alegría
así quisimos que fuese
a lo largo de su vida.


Es un poco cascarrabias
vale aclarar por si acaso
de vez en cuando se enoja
y no acepta ni un abrazo.

10 

Pero es buena y generosa
sensible y muy familiar
muy celosa de lo suyo
de gran personalidad.

11 

Sus primeros quince años
cumple en el día de hoy
la princesa está de fiesta
con su brillo y esplendor. 

12 

Junto a sus padres y abuelas
sus amigos y familia
Ayelén celebra el día
en que deja de ser niña.

13

Con lágrimas en los ojos
querida hijita te digo
que mi vida no es la misma
desde el día en que has nacido.

14 

Las estrellas te saludan
en esta noche soñada
eres toda una princesa
tu vida viste de gala.

15 

Hoy todo será posible
no habrá nada que lo impida
serás reina de esta noche
por el resto de tu vida.

Ruben Edgardo Sánchez, 06 de octubre de 2012

Aquellos tiempos


Somos mate tango fonda y aquel viejo corralón
el almacén de la esquina el ropero y el galpón.

Somos rayuela payana rango balero y canica
vereda zanja y cordón y en la esquina la garita.

La huerta y el gallinero la estufa de kerosén
los tejidos de la abuela y los pucheros también.

Trompo balero y yo-yo carrito con rulemanes
alambre que lleva el aro y los juegos de las tardes.

Las fogatas de San Pablo las murgas en Carnaval
la calesita en la plaza y otra vuelta más por dar.

El cine de continuado películas de terror
ocho bailes grandes ocho una fiesta de color.

Galochas en días de lluvia impermeables Aguamar
corbata con un ganchito y un moño como collar.

¡Cómo han cambiado los tiempos! Ahora todo es virtual
¡Por suerte quedan los versos que podemos regalar!

Ruben Edgardo Sánchez, 24 de mayo de 2010